Saltar al contenido

Guía de compra de botas de esquí: pruebas, revisiones, comparación

Salomon Chaussure de Ski Homme X Pro X90 CS, Noir/Bleu/Blanc, 28.5
Salomon Chaussure de Ski Homme X Pro X90 CS, Noir/Bleu/Blanc, 28.5
Salomon Chaussure de Ski Homme X Pro X90 CS, Noir/Bleu/Blanc, 28.5
Salomon Chaussure de Ski Homme X Pro X90 CS, Noir/Bleu/Blanc, 28.5
Salomon Chaussure de Ski Homme X Pro X90 CS, Noir/Bleu/Blanc, 28.5
Botas de esquí – Salomon
Botas de esquí – Rossignol
Botas de esquí – Salomon
Botas de esquí – Rossignol
Botas de esquí – Salomon
Sin puntos de presión
Para principiantes
Construcción sensible
Para expertos
Cierre con hebilla
Puntas del talón y de los dedos del pie desmontables
Estilo All Mountain
Muy buena precisión
Estilo de ejecución
Twinframe para un alto control
Disponible en diferentes tamaños
Disponible en diferentes tamaños
Disponible en diferentes tamaños
Disponible en diferentes tamaños
Disponible en diferentes tamaños
Nota: 19.5/20
Nota: 19/20
Nota: 20/20
Nota: 20/20
Nota: 20/20

Las botas de esquí son uno de los equipos esenciales para los esquiadores. Es incluso uno de los elementos principales, ya que aseguran la transmisión de los soportes y la protección contra el frío.

Sin embargo, elegir botas de esquí no es una tarea fácil porque vienen en varios modelos. En esta guía de compra le ofrecemos asesoramiento sobre los criterios a tener en cuenta.

¿Qué es una bota de esquí?

Una bota de esquí es un equipo deportivo dedicado al esquí. Es la interfaz entre los pies y los esquís cuya función es proteger contra el frío y asegurar la transmisión de los soportes. Un zapato especial perfectamente hermético que sube hasta el nivel de la tibia.

Consta de 6 elementos principales, a saber, el zapato para la comodidad, la cáscara que sujeta el pie, los ganchos y la correa para tensar, la lengua para el apoyo tibial y las puntas del talón y de los dedos de los pies.

¿Cuáles son las mejores botas de esquí?

La mejor relación calidad/precio: bota X Pro X90 CS – Salomon

No hay mejor manera si usted está buscando un par de botas de esquí con la mejor relación calidad-precio. Este modelo destaca por sus prestaciones y confort. Este se beneficia de una transmisión directa de potencia que ofrece una precisión muy alta, así como una rigidez óptima que proporciona un excelente control. Además, cuenta con un Flex ajustable y puntas extraíbles.

El mejor modelo a bajo precio: Bota Speed 80 – Rossignol

¿Busca una bota de esquí barata? Este modelo le deslumbrará por su incomparable comodidad y facilidad de ajuste. Ideal para el esquí alpino, es muy agradable de poner gracias a un volumen interno de 104 mm de ancho y una gran ligereza. Por no mencionar su llamativo diseño con la combinación de negro mate y verde fluorescente.

El mejor modelo de la gama: botas de esquí Quest Pro CS – Salomon

Este modelo de gama alta hará las delicias de aquellos que buscan una bota de esquí cómoda y de alto rendimiento. Presenta una construcción sensible para un soporte adicional y una transmisión directa de potencia para una precisión excepcional. Además, las tecnologías My custom fit 3D y thermicfit ofrecen la máxima calidez y comodidad.

Best Rating le ofrece la comparación de las 5 mejores botas de esquí del mercado.

Según su tamaño

Como cualquier otro tipo de bota, una bota de esquí se elige ante todo en función de su tamaño. Medido en Mondopoint, oscila entre 16,5 y 21 para los niños, 22 y 26 para las mujeres y 24,5 y 29,5 para los hombres. Es esencial que el equipo se adapte perfectamente a usted para que pueda mantener su pie correctamente y le proporcione rendimiento y comodidad.

Para encontrar la bota de esquí adecuada, primero determine la longitud del pie en centímetros y conviértala a través de la tabla de correspondencias. Si tus pies miden 40 cm de largo, por ejemplo, la longitud de Mondopoint que te conviene es de 25,5 cm. Sin embargo, le aconsejamos que tome una talla más grande para evitar ser apretado.

Según su rigidez

Esta es también una característica determinante en la compra de una bota de esquí. El grado de rigidez se mide mediante un índice llamado Flex y se elige en función del nivel de práctica. El principio es simple, cuanto más alto sea el Flex, más rígido será el zapato y más rígido será.

Las botas de esquí rígidas están destinadas principalmente a los profesionales, ya que proporcionan más precisión. El equipo flexible se adapta a los principiantes. Estos tienen una baja resistencia a la flexión, por lo que perdonan los errores de posición. En resumen, si está empezando, tome un Flex flexible de menos de 60. Por otro lado, si eres un esquiador experimentado, opta por un Flex medium entre 70 y 90, lo que supone un buen compromiso entre tolerancia y precisión de conducción. Un Flex superior a 100 se reserva esencialmente para los profesionales y la competencia.

Según su ajuste

Para encontrar una bota de esquí hecha a medida, no hay nada mejor que probarla. El pie debe estar bien mantenido, especialmente en los metatarsianos y el talón. También asegúrese de que los dedos de los pies puedan moverse libremente. Si se siente incómodo, no dude en probar otro par.

Esto es para que usted no tenga que lidiar con el dolor una vez en las pistas. Evite tomar un modelo que sea demasiado ancho o su pie se moverá, especialmente porque la bota pierde entre el 30 y el 40% de su volumen durante los primeros 10 días de esquí. Tenga en cuenta que el mercado ofrece diferentes anchos para que todos puedan encontrar el par de botas ideal. Se divide en 3 categorías, estrecha (100 mm), media (102 mm) y ancha (104 mm).

Según su diseño

El diseño es un criterio a tener en cuenta a la hora de elegir una bota de esquí de montaña, alpina o freeride. Hoy en día, los fabricantes ofrecen cada vez más equipos estéticos para que cada esquiador no pase desapercibido en las pistas.

Hay algo para todos los colores, desde botas negras, modelos blancos, hasta pares de colores brillantes. Depende de ti elegir según tus gustos, sabiendo que serás más elegante si tus zapatos combinan bien con el resto de tu equipo, casco, gafas, chaqueta, tablas….

¿Por qué comprar un par de botas de esquí?

Para esquiar cómodamente

La bota de esquí es un equipo que protege contra el frío y la humedad para disfrutar del máximo confort en las pistas. De hecho, éste se compone de un elemento independiente que es el zapato.

Este último proporciona todo el calor necesario para esquiar manteniendo los pies secos. Algunos modelos equipados con zapatillas “termoformables” incluso tienen la capacidad de memorizar la forma de su pie. También hay otros elementos en una bota de esquí que proporcionan comodidad, como las lengüetas que evitan el roce de la espinilla.

Para mejorar su rendimiento

No se puede esquiar en buenas condiciones sin botas de esquí. Especialmente diseñados para este magnífico deporte que atrae a muchos entusiastas de los deportes de invierno, ofrecen una rigidez perfecta para optimizar el rendimiento. También se sujetan perfectamente a las patas gracias a unos ganchos que aseguran un apriete preciso y a una correa para asegurar el casco. Esto resulta en un ajuste eficiente y potente de la sujeción. Condiciones obligatorias para mejorar nuestro rendimiento.

¿Qué botas de esquí elegir?

Descubra nuestra selección del TOP 4 de las botas de esquí más vendidas en la actualidad.

El precio de un par de botas de esquí varía de un modelo a otro dependiendo de su nivel de comodidad y rigidez. Puedes encontrar botas por menos de 100 euros y botas por más de 500 euros. El presupuesto que usted necesita para la adquisición de su equipo dependerá de sus necesidades y de su nivel de práctica.

No tiene sentido invertir en zapatos de gama alta por valor de más de 300 euros si se está empezando. Es mejor elegir un modelo que sea lo suficientemente flexible para permitir la facilidad de movimiento. Con un presupuesto de entre 150 y 299 euros, puede permitirse unas botas de buena calidad. Sin embargo, si buscas botas de esquí profesionales, necesitarás entre 300 y 700 euros. Elija las principales marcas como Salomon, Rossignol, Head, Lange o Nordica si desea garantizar la robustez de sus equipos.

Nuestro consejo: hemos visto que usar las botas de esquí adecuadas es esencial para esquiar cómodamente y mejorar su rendimiento. Ahora tienes todos los elementos que necesitas para elegir el par de botas de esquí adecuado.

¿Cómo ponerse las botas de esquí?

Es importante saber cómo ponerse correctamente las botas de esquí para beneficiarse de su comodidad y rendimiento. Para ello, hay que tomar algunas medidas y precauciones.

Primero, debe elegir un buen par de calcetines. Estos deben ser refinados en el cuello del pie y reforzados en las zonas sensibles como el maléolo, los dedos de los pies y el talón. Evite los calcetines que son demasiado gruesos o corren el riesgo de perder toda la sensibilidad y precisión. Esto podría incluso causar una mala circulación sanguínea.

Para ponerse las botas, empiece abriendo todos los ganchos y girando las hebillas media vuelta. Mientras está de pie, abra bien la parte superior del zapato y deslice el pie dentro de él. A continuación, puede proceder a apretarlo empezando por la correa. Apriete los ganchos de abajo hacia arriba sin forzarlos. Vuelva a ajustar el apriete después de realizar algunos dobleces en la obra. Con el ajuste micrométrico se puede ajustar con precisión la fuerza de cierre, si los ganchos lo tienen.

¿Cómo limpiar tus botas de esquí?

Un par de botas de esquí es una inversión importante. Por lo tanto, es esencial cuidarla bien para prolongar su vida útil. Aquí hay algunos consejos para mantener sus botas adecuadamente.

Limpieza después de cada uso

Recuerde quitar la nieve de sus botas al final de cada día de esquí con una esponja o un paño húmedo. Evite golpearlos unos contra otros para no dañarlos. También es aconsejable retirar la zapatilla de la cáscara para que se seque perfectamente. Antes de guardar su equipo, cierre los ganchos sin apretar para que el plástico no se deforme.

Limpieza al final de la temporada

Cuando termine la temporada de invierno, le recomendamos que limpie el interior y el exterior de sus botas de esquí antes de guardarlas. Para ello, frote con una esponja empapada en agua tibia y un detergente suave, luego enjuague bien. Luego limpie el exterior de cada zapato y la superficie de las suelas con un paño húmedo. Deje que el conjunto se seque completamente antes de volver a colocar todo en su lugar. Recuerde cerrar bien las botas y guardarlas en una funda en un lugar fresco y seco hasta la próxima temporada.